El culo y el pulso

Publicado: 13 enero, 2011 de Míguel en Miguel Ángel Valero
Etiquetas:, , , , , ,

Periodismo y literatura. Escribir con absoluto rigor, es decir, limitarse a informar o ir un poco más allá, informando también, pero escribiendo bonito para apelar a la emoción, para construir impresiones en el lector mediante adjetivos y figuras retóricas. Esta dicotomía tan nebulosa viene de largo. Hace ya muchos años, periodistas como Tom Wolfe, Hunter Thompson o Gay Talesse decidieron meter su cabeza de informadores en el pozo de la literatura y llegar hasta el fondo, dejando que sus propias ideas, su propia identidad, se mezclen y diluyan con esa entropía que hace posible las novelas. Lo llamaron Nuevo Perodismo. Aún se llama así, a pesar de que ya no es nuevo, es viejo, como el debate que lo envolvió.

Dos periodistas reputados, Antonio Lucas y Arcadi Espada, se dejaron caer por la UMH para ofrecer a los alumnos de Atzavares sus impresiones entre la asociación o disociación de periodismo y literatura. El primero de ellos fue Antonio Lucas, madrileño nacido en 1975, redactor de Cultura y articulista del diario EL MUNDO, medio donde trabaja desde 1996. Lucas tenía un enfoque más abierto que Espada acerca de los límites entre periodismo y literatura. Lucas defendió la tesis de que la objetividad no existe, que el periodista es incapaz de afrontar un tema sin deshacerse de sus propias consideraciones acerca del mismo. También hizo hincapié en el estilo, que puede ser determinante y no se debe obviar en plataformas nuevas como las que ofrece internet.

Después de Lucas, cuya charla resultó interesante y alentadora, llegó el peso pesado. Arcadi Espada comenzó a hablar pausada, sincopadamente, dejando brotar de su garganta un discurso que sonaba desdeñoso pero que, supongo, era una clase magistral.

Espada se apoyó en la novela realista y afirmó que sigue siendo “el centro del discurso literario contemporáneo”. Pero el periodismo es otra cosa. Espada defendió la tesis de que la novela “se adscribe al paradigma de la verosimilitud”, es decir, que lo que cuenta puede ser real, posible, pero si se trata de una novela de ficción, por muy realista que sea, no dejará de ser pura inventiva. Frente a ello, los periódicos. “Todo lo que sale en los periódicos existe”, afirmó con rotundidad el periodista catalán. “Nosotros confiamos en que lo que nos dice [el periódico] es verdadero, mediante un pacto de confianza, estamos convencidos de que lo que nos cuentan existe”, esa es, según explicó Arcadi Espada, la enunciación básica de la línea que debe separar periodismo de literatura. Después de eso, toda interacción que haya entre ambas disciplinas no dejará de ser mala. En definitiva, una frontera difusa pero infranqueable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s